Saltear al contenido principal

Los taninos del vino pueden ayudar a combatir el Covid

El ácido tánico que se encuentra en las uvas inhibe dos enzimas clave en el coronavirus. Al entrar en contacto, este último ya no puede penetrar en las células humanas.

Hace unos meses se publicó en la excelente revista científica ‘American Journal of Cancer Research’ un minucioso trabajo en el que se asegura que el ácido tánico suprime la infección por el SARS-CoV-2 mediante un doble efecto, al inhibir dos enzimas muy importantes para la supervivencia del virus.

El ácido tánico se ha estudiado durante años como un agente que inhibe esta proteína relacionada con el cáncer de próstata. Y se les ocurrió a los científicos investigar si también tenía un efecto positivo sobre esa proteína del virus, que se une a la proteína de la superficie de las células con cáncer de próstata.

Los autores concluyen que su estudio demuestra que el ácido tánico tiene un gran potencial para desarrollar terapéuticas frente al covid-19. Es un potente inhibidor de dos enzimas diferentes, esenciales para la infección de nuestras células por el coronavirus.

El ácido tánico es el nombre genérico de una familia de polifenoles conocidos también como taninos. Estos polifenoles tienen potentes actividades antioxidantes (neutralizan los radicales libres) y antiinflamatorias.

En un primer momento, lo único factible es recurrir a los productos naturales comestibles (o bebibles) que contienen estos taninos en abundancia. Podemos encontrar taninos en las uvas tintas, en el mosto y el vino elaborado con estas uvas, en el café y el té (negro y verde).

Los propios investigadores avanzan que es posible que se puedan elaborar medicinas con taninos para combatir la covid-19, pero que, entre tanto, el consumo diario de una combinación de estos alimentos y bebidas podría proporcionarnos alguna ventaja frente al coronavirus.