Saltear al contenido principal

Objetivos de la poda en viñedos

Contribuir a establecer la forma de la planta y su posterior mantenimiento a fin de lograr la mayor operatividad y eficiencia en las labores propias del cultivo.

Evitar el envejecimiento de la cepa mediante la renovación de sus partes.

Limitar el número de yemas a fin de mantener el equilibrio entre la producción de frutos y la producción de madera, lo que permitirá asegurar una capacidad adecuada de la planta.

Seleccionar yemas fértiles.

Regular los brotes y por lo tanto el número y tamaño de los racimos.

Distribuir armónicamente las unidades de carga en la planta, según su capacidad, para mantener producciones adecuadas y uniformes en el tiempo.